Un centro de datos es un elemento fundamental en el mundo del web hosting. Averigua de qué se trata y qué tipos de Datacenter existen.

En el mundo de la informática es normal que haya diferentes conceptos o términos que pueden resultar un poco desconocidos. Hosting y servidores son algunos de ellos. Ya en las primeras publicaciones veíamos y explicamos algunos términos ligados al ámbito del alojamiento web, como por ejemplo, hosting compartido, hosting dedicado y housing, entre otros. Hoy toca el turno de revisar lo que es un Datacenter o centro de datos.

Un Datacenter es una construcción de un tamaño mayor en el cual se depositan equipos electrónicos necesarios para poder mantener una red de computadores, es decir, contra con la energía apropiada, con la ventilación ideal y un óptimo sistema de seguridad. Este sistema funciona bajo la modalidad de housing, esto quiere decir, prestando alojamiento web a empresas de mayor tamaño, resguardando y recopilando su información digital.

¿Cómo se clasifican?

Los Datacenter poseen una clasificación que se llama ANSI/TIA 942, la cual fue elaborada en abril de 2005 por la American National Standars Institute y que tiene como objetivo certificar la disponibilidad de los componentes que tienen estas edificaciones. Por ejemplo, el tamaño, los niveles de redundancia, los tiempos de respuesta y otras son las variables a considerar.

Todo lo anterior se mide en cuatro niveles, que son los denominados TIER y mientras mayores sean éstos, más confiabilidad será la que aporten.

– TIER 1: Esta clase de Datacenter está fabricada para pequeñas y medianas empresas. Aquí el servicio puede sufrir interrupciones, ya que no cuenta con sistema de refrigeración ni de distribución eléctrica. El tiempo de implementación promedio es de tres meses y para realizar labores de mantenimiento, será necesario para la actividad. Por último, la disponibilidad del servicio es de un 99,67%.

Centro de Datos– TIER 2: Este Datacenter corresponde a uno redundante, esto quiere decir, que es menos susceptible a interrupciones, planificadas o no, con conexión a línea única de refrigeración y distribución eléctrica. Su implementación tiende a demorar de 3 a 6 meses y cuenta con suelos elevados, generadores auxiliares o UPS. Si se efectúan labores de mantención aún debe interrumpirse el servicio y la disponibilidad llega al 99.74%.

– TIER 3: Este tipo de Datacenter, por lo general, prestan servicios 24/7 y se encuentran conectados a múltiples líneas de distribución eléctrica y de refrigeración, aunque con sólo una activa. Eso sí, para su mantenimiento no es necesario parar el funcionamiento del sistema, ya que la capacidad es ideal para brindar el servicio a través de otras líneas. El tiempo de implementación es mucho mayor y va de 15 a 20 meses y posee disponibilidad del 99,82%.

– TIER 4: Este tipo de Datacenter, está orientado a empresas con presencia a nivel internacional, como bancos y multinacionales. Es tolerante a fallas, ya que permite múltiples líneas de distribución de electricidad y refrigeración. Se pueden hacer mantenimientos sin afectar el servicio y puede responder ante eventos no planificados. Su implementación puede ir hasta los 20 meses y su disponibilidad del 99,99%.

Contratar un servicio de Datacenter, puede ser una buena alternativa para las empresas medinas, grandes y compañías de gran envergadura. Lo importante está en saber qué es lo que mejor se acomoda a tus necesidades y así aprovechar mejor los recursos disponibles.

Acerca del Autor