Una óptima 404 puede ser la diferencia entre perder un cliente o fidelizarlo. ¿Tú qué harás? Acá te entregamos algunas claves.

Un buen diseño web considera muchos elementos. Desde el diseño responsive, hasta las páginas 404 son relevantes. De hecho, es en este último punto en donde nos detendremos, ya que no es algo sencillo.

Cuando se ingresa una URL que no existe o no arroja un resultado, el servidor manda un mensaje de error  con el código 404 y la frase “Not Found”. Esta respuesta le brinda escasa información al usuario –aunque es lo más tradicional-, por lo que muchos optan por una página 404 personalizada.

Si hablamos técnicamente, el estado HTTP 404  quiere decir que el hosting se ha comunicado con el servidor, pero se ha buscado el resultado sin éxito. El primer 4, significa que el usuario ha realizado algo mal, mientras que el 0 evidencia un error de sintaxis. Por último, el 4 final identifica el tipo específico de problema.

No obstante, no siempre se trata de un error del usuario, ya que un 404 se puede exhibir por diferentes razones, entre las que destacan:

– Enlaces mal ingresados en botones o en el texto de la página.

– Contenido que existía, pero que ya se ha eliminado del servidor.

– Una modificación de la URL, sin actualización de los enlaces.

Por este motivo y para no perder la oportunidad de fidelizar al usuario  y/o registrar una conversión es que las páginas 404 deben brindar un contenido de utilidad.

¿Por qué es tan importante el contenido de una página 404?

Existen muchas personas o empresas que se enfocan en mostrar un diseño atractivo en las páginas 404 y si bien esto es algo positivo, no siempre es lo más importante. Y es que en este tipo de páginas, el contenido es algo fundamental.

La información que se entregue en este espacio del sitio, podrá definir las posibilidades de que el usuario siga navegando el sitio o lo abandone de forma definitiva, determinando si la visita fue una buena o mala experiencia de usuario.

¿Cómo hacer un buen contenido?

Contenido WebEl propósito principal de los contenidos debe ir orientado a ayudar al usuario, facilitando lo más posible las acciones. ¿Qué puedes hacer?:
– Muestra opciones: Ayuda a que el usuario encuentre lo que buscaba. Para esto, muestra las principales secciones del sitio o los contenidos más populares.

– Entrega orientación: Explica en breves palabras qué es un 404 y las razones de su origen. Usa un lenguaje simple, sin tecnicismos, para no confundirlos. Si el problema fue un error de tipeo, el usuario podrá enterarse y corregirlo al instante.

– Muestra el mapa del sitio: Para entregar una visión general de las opciones del sitio, puedes ofrecer el sitemap.

– Facilita el contacto: Si el usuario estaba buscando algo que ya no está online, necesitará contactar a la empresa de forma directa para solucionarlo. Incluye en tu página 404 datos de contacto como teléfonos o mails para que pueda hacer las consultas respectivas.

– Asume el error: El usuario no debería sentir que cometió una equivocación, ya que podría frustrarse y dejar el sitio. Hay que transmitir que lo que sucedió fue un problema común  y que el sitio está funcionando de forma normal.

Recuerda también que es bueno colocar un botón que permita volver al Home del sitio, de esta manera puede ver una presentación general de los contenidos y continuar con su búsqueda. Asimismo, los buscadores juegan un rol importante, ya que si no da con lo que quiere, puede introducir un término o las palabras exactas que le ayuden a llegar al destino.

Una buena página 404 permitirá que tus usuarios sigan navegando en el sitio y no pierdas una visita o un posible cliente. Cuida tu negocio.

Acerca del Autor